Unidad y solidaridad para volver a la Argentina de todos


Si algo caracteriza al peronismo es el manejo de los tiempos y bregar permanentemente por su unidad y solidaridad. La impronta peronista no está determinada por el desconocimiento o el no saber actuar en consonancia en todos los momentos. Muy por el contrario, sus capacidades tácticas y estratégicas determinaron y determinan su accionar en lo que significa nada más y nada menos que sus 70 años de vigencia y continuidades. Casi una tercera parte de la historia Argentina. Casi nuestra razón histórica. Porque no es ajeno desde los albores de la Patria a nuestras raíces y formación: doctrinaria, ideológica, social, política, cultural, así como nuestras rebeldías, resistencias y llamados permanentes a la reconstrucción nacional.

dante gullo

Dejamos el 2015 con una nueva situación política a analizar y superar. Surge por las urnas y legitimizado un Presidente, un Gobierno de signo totalmente distinto al que sustentamos. Nos encontramos ante otro proyecto de País que, en su aplicación elitista y para pocos, generó siempre profundas crisis, divisiones, marginamientos, pobrezas y destrucciones. Nuestra vigencia es muy fuerte, estos años trascurridos con impronta nacional y popular son muy trascendentes e inequívocos. La pregunta y además necesidad de respuesta, es actuar asumiendo la responsabilidad de la hora.

Vuelvo a la reflexión y búsqueda del ideario y protagonismo peronista que pasó todos los tiempos, todas las instancias, todas las vicisitudes (buenas, malas, tremendas o gloriosas). Estamos de pie, sin fisuras o titubeos, viendo una realidad donde nos sentimos comprometidos y, de hecho, respondiendo al nuevo estado de cosas. Esta derrota electoral no salpica nuestra historia, nuestras conductas y convicciones, muy por el contrario, nos hace más peronistas. Esto quiere decir más responsables de la defensa y continuidad de nuestras políticas y proyecto Nacional, Popular, Soberano e Independiente.

La hora nos obliga a aceptar el nuevo desafío: con una mano tenemos que sostener al nuevo gobierno -es decir-, jugar fuerte en el sostenimiento de la democracia. Con otra, apostar a la unidad y solidaridad de todos los peronistas, mujeres y hombres que tienen que estar atentos presentes y militando con todo por nuestro pueblo y conquistas logradas. Fundamentalmente, pensar y jugarnos siempre por los trabajadores, los sectores populares, los que bregan por producción y trabajo independiente. Libres de todo tutelaje o ignominias, soberanos de toda dependencia, donde la justicia social siga siendo el nudo angular de nuestra formación y entrega.

Los peronistas seguimos teniendo un conductor indiscutible: es y será siempre Juan Domingo Perón; a él debemos recurrir en forma constante y permanente. Los peronistas tenemos una guía espiritual y revolucionaria que es “Evita”: Vigente por los siglos de los siglos. Pero además los peronistas tenemos en esta permanencia de políticas emancipadoras y soberanas a Néstor Carlos Kirchner y su continuidad -y hoy referencia de liderazgo-, nuestra compañera Cristina Fernández Kirchner.

Nuestra historia es muy fuerte, por ende nuestra responsabilidad y entrega por nuestro pueblo debe ser total. Ayudemos a que la Argentina no desbarranque, que los proyectos liberales y antipueblo no nos dañen, que la dependencia no nos humille y trabajemos y generemos la vuelta a la racionalidad argentina, es decir volver por una patria justa, libre y soberana.

Volver a nuestras fuentes a nuestras pertenencias porque somos la historia, la lucha pero fundamentalmente “la esperanza”. Como decía Perón en sus años de exilio es un momento para actuar con inteligencia y paciencia. Y “volveremos” porque no somos buenos sino que los que gobiernan son tan malos que nos hacen “mejores”.

Tenemos que construir un peronismo “grande” para que un Frente para la Victoria grande sea el camino de reconstrucción de un frente nacional y popular que signifique una Argentina de todos y para todos.

No es hora para “tibios”, sí para los que desde cualquier puesto asuman el compromiso con el pueblo y la patria. Así como seguimos pendientes de nuestras “20 verdades peronistas”, hoy tenemos que trabajar con inteligencia de futuro nuestras “20 razones” para reafirmar nuestra identidad peronista de patria liberada y de apuesta permanente por la felicidad del pueblo y la grandeza de nuestra nación.

Dante Gullo: Referente histórico del peronismo.

22 de diciembre 2015

   
 
   

 

 

 

© - dantegullo.com - Todos los derechos reservados. .